Por: María Laura Landino Arteaga

Los bonitos momentos permanecen en la eternidad. La vida es tan generosa que a diario te sorprende y te enseña que no debes rendirte ante una adversidad, siempre encontraremos una manera para vencer.

Las oportunidades están andando por ahí, es por ello que tenemos que convertirnos en seres sensibles y estar atentos para aprovecharlas.

A lo largo de éste año, he tenido un mar de oportunidades y momentos espectaculares que me servirán en mi vida y carrera profesional. Todo ha sucedido porque decidí que sucedería. No he dejado que nada pase sin que yo lo viva o experimente, y supongo que de eso se trata.

El pasado 30 de septiembre, llegó a Maracaibo la Escuela Itinerante de Periodismo de Venezuela, una propuesta innovadora por parte de María Fernanda Flores (periodista venezolana).

Se realizó un foro que llevó por título “¿Qué es Periodismo? Y ¿Para qué sirve?”. La EIP es un proyecto que busca enamorar a los futuros periodistas del país, y además convencerlos de que merece la pena ejercer el periodismo actualmente en Venezuela, precisamente en éste momento… más que nunca.

Tuve el honor de estar entre el público que se deleitó con las excelentes ponencias por parte de Pedro Luis Flores, Unai Amenabar, Gladys Rodríguez y María Isabel Párraga, excelentes periodistas comprometidos y con una trayectoria intachable.

Decían que el periodista debe ser loco y apasionado, pero siempre responsable. No puede callar por miedo, debe aprender a ejercer con él. Debe ser OPOSITOR a cualquier poder. Tiene que defender su derecho a la libre opinión, nunca doblegarse. Solidaridad, honestidad, osadía, perseverancia, proactividad, puntualidad, prudencia, respeto, independencia, responsabilidad, disciplina, disposición, integridad, sensibilidad, servicio, equilibrio y excelencia… son valores que nunca se deben perder y que son vitales. El periodista debe dejarse llevar e inspirarse. No puede ser neutral ante problemas que deben defenderse.

Para ser periodista se debe tener VOCACIÓN y PASIÓN… “sin pasión lo que hay es olvido”, así lo dijo María Isabel Párraga. Ser ejemplo es mucho mejor que dar sólo una opinión.

Insistían en que debíamos buscar la excelencia. Ser el mejor sin creernos los mejores, de eso se trataba. Considero que tienen toda la razón, ¿Para qué hacer algo mal hecho? Tenemos que destacarnos y dar todo de nosotros por lo que nos mueve el alma.

Asimismo, recordaron que Dios siempre provee, que nunca nos deja solos. Que no podemos perder la fe. “Si una puerta se cierra, se abren mil ventanas”, insistieron en que nosotros éramos el futuro, que en nuestras manos estaban los medios para ejercer el periodismo en el que creíamos, el verdadero, el que no se doblega y expresa su opinión sin tabúes.

Los estudiantes que asistieron al encuentro, preguntaron varias veces ¿Cómo no rendirse y seguir creyendo en que se puede vivir en Venezuela, en que vale la pena quedarse acá?, Bien respondida fue ésta pregunta por Unai Amenabar: “ME QUEDO EN VENEZUELA PORQUE NO PRETENDO REGALARLE MI PAÍS A NADIE”; al escuchar su respuesta, se erizó mi piel, porque el tricolor lo tenemos todos en el corazón, y además de tenerlo… lo SENTIMOS. Éste país se encuentra en construcción.

Venezuela es MÍ país y así como lo dijo Amenabar, NO PRETENDO REGALARSELO A NADIE. Yo sigo firme, creyendo en que el mal rato pasará. Sigo fiel a mi creencia de que el periodismo es la MEJOR profesión del mundo y sin dudar, merece la pena y la vida ejercerla aquí, en VENEZUELA. Si las cosas se ponen difíciles, encontraré la manera, como aconsejaron los ponentes, seré valiente. NO me dejaré atar.

El periodismo se clavó en mi corazón, corre por mis venas. Es una profesión divertida, arriesgada y APASIONANTE. ¡Qué bonita suena ese título de: “PERIODISTA”… cuando me digan así, que sea para siempre!.

Tengo que agradecer a María Fernanda Flores y a todo su equipo por seguir creyendo en éste país, en nosotros los jóvenes que, aunque queremos tirar la toalla en ocasiones, seguimos firmes por ejemplos como ustedes. Gracias, gracias, gracias.

La vida es hermosa e increíble. Que viva la gente buena, de buen corazón. Espero seguir en éste viaje por mucho tiempo y trabajando en lo que me apasiona.

No perdamos la FE. Aún existe gente que merece la pena. ÉSTE PAÍS VALE EL ESFUERZO Y LA LUCHA. No dejemos de creer en ésta tierra que nos ha visto nacer, crecer y ser felices. Cada uno puede aportar un grano de arena que será significativo para la mejora de nuestro hogar.

Por mi parte, seguiré siendo una apasionada y defenderé el periodismo, la vida, la libertad, la libre opinión. Expresaré lo que siento hasta mi último día.

 

-María Laura Landino Arteaga