En este artículo de El Huffington Post, María Zuil plantea cómo los medios tradicionales han tardado en adaptarse a la omnipresencia e inmediatez de las redes sociales y en reconocer y aprovechar su valor.

“Además de ser un movimiento ciudadano surgido del descontento con sus respectivos gobiernos, la Primavera Árabe y el 15M tuvieron en común que colocaron la noticia en un espacio donde los medios no estaban acostumbrados a encontrarla: en las redes sociales.

Hasta entonces, estos rincones de internet donde muchos pasamos -y plasmamos- gran parte de nuestras vidas eran meras paredes donde rebotaba el eco de las noticias. Y, desde entonces, los medios han ido resolviendo su manera de estar en estos espacios, que recuperan el hacer democrático de las plazas en forma de ágoras virtuales.

Adaptarse o morir

La adaptación de los medios, si bien lenta e irregular, se ha hecho indispensable para los que han descubierto todo lo que tiene que ofrecerles. Prueba de ello es el caso del nuevo medio de Pedro J. Ramírez. Sin haber comenzado a rodar todavía, El Español ha estado presente en la red de los 140 caracteres desde el primer momento, cosechando a estas alturas más de 88.000 seguidores con los que, además, interactua, algo que parece una tarea pendiente para muchos otros medios que utilizan Twitter únicamente como canal unidireccional.”

Leer el artículo completo en El Huffington Post.