“Que hablen las cifras frías”  Sí, existe la tendencia de creer que al hablar de números quedan por fuera la buena y “sabrosa” escritura y que un texto periodístico con cifras se parece más a un registro contable que a un género fluido que provoque leer en el sofá de tu casa un domingo en la mañana. Aquí habría que aplicar aquello de “todo es relativo”. La ya no tan nueva tendencia del “periodismo de datos” puede y debe tener lo mejor de los dos mundos: una buena narrativa y cero ahorro de cifras duras que sean la base de una buena investigación.

En definitiva: buena data y mejor verbo.
La agencia EFE publicó un corto pero ilustrativo artículo de lo que es el periodismo de datos  titulado: El periodismo de datos llegó para quedarse que reproducimos a continuación:

“Todo cambia. El periodismo no es una excepción. Las informaciones hay que buscarlas, ir al lugar donde se ha producido el hecho, preguntar a los testigos, recopilar datos directamente, “in situ”, después tratar esos datos mentalmente, ordenarlos y redactarlos. Ésto está cambiando, el ir al lugar de los hechos, cada día se hace menos, ya que muchos de esos datos se pueden obtener sin soltar el ratón, ahí está apareciendo el “periodismo de datos”.

 

Esos datos, ahora están en la red, están en las cuentas de twitter, están en los blogs de las personas cercanas al caso, en las webs estatales, en foros, en los comentarios de las noticias relacionadas, están en multitud de “sitios”, esa información se necesita contrastar con datos oficiales.

Para encontrar esos datos, el periodista de datos ha de utilizar multitud de caminos, herramientas y aplicaciones.

 La nueva labor del periodista es la de:

  1. Buscar
  2. Analizar
  3. Ordenar
  4. Contrastar
  5. Descartar
  6. Publicar

 

Las fuentes del periodismo de datos, sobre todo son institucionales, pero muchas veces ésa información no es accesible por los periodistas, actualmente se está tramitando la “Ley de Transparencia”, en la cual está previsto que esos datos sean públicos (en muchos otros países ya lo son) y que se pueda trabajar con ellos por los medios para dar una información completa, real y veraz. Los datos recopilados serán muy útiles para cotejar la información que llega a través del ciudadano mediante las redes sociales.

Para trabajar con datos hacen falta herramientas, ya no solo sirve el buscar en “Google“, se necesitan aplicaciones que busquen los datos en las bases de datos abiertas, que nos den lo que precisamos sin perder tiempo.

Existen ya muchas administraciones a nivel mundial que incluyen datos abiertos, a los que acceden los periodistas por medio de herramientas accesibles por medio de APIs. Google ya dispone de alguna, como Fusion Tables o Google Refine.

Iniciativas que están ya funcionando:

 

Está disponible en línea el Manual de Periodismo de Datos, una guía muy completa para iniciarse y saber lo que es y hacia a donde vamos en el mundo periodístico”.

Fuente: Agencia EFE